Los 4 Elementos juego de Cartas Españolas

En el plano físico el universo está compuesto por los 4 Elementos: Fuego, Aire, Agua y Tierra. En el juego de cartas españolas los cuatro Elementos están representados en los cuatro palos que las componen: Fuego, Bastos; Aire, Espadas; Agua, Copas y Tierra, Oros. La baraja española del tarot consta de 48 o de 40 cartas divididas en 12 o 10 cartas por cada palo. A través de las cartas españolas podrás descubrir las características y las influencias que los elementos ejercen en nosotros. Los cuatro Elementos representan las diversas maneras que tiene la persona de apercibirse del mundo y de sí mismo. Cada uno de los seres humanos está vinculado en mayor o menor grado con los 4 Elementos.

Los Bastos representan el Fuego. Es un elemento masculino, de esfuerzo y acción, y se caracteriza por su poder de creación y de transmutación. Esa acción deriva de una voluntad instantánea, no se detiene por los miedos u obstáculos que se pueda encontrar, por ello se le considera un elemento de intuición. Trata los temas laborales y también están representados los viajes. Además los Bastos representan la energía sexual y espiritual. Los Bastos son espontáneos e impulsivos y cuentan con una gran imaginación. No se aferran al pasado. Su vitalidad e entusiasmo hacen que se conviertan en líderes. Los Bastos representan a una persona cuyo objetivo es alcanzar su propia libertad. Su lema es ser eficiente con el menor esfuerzo y tiempo posible. Es leal a sus principios y sigue sus propios intereses para conseguir sus deseos y pasiones. Por otro lado, los Bastos representan también a una persona agresiva, egocéntrica, tirana, insensible y empática.

Las Espadas representan el Aire. Y en la persona se refieren al pensamiento actuando así en las ideas, imaginación, comunicación y creatividad que la convierten en un ser racional. También suelen reflejar enfrentamientos, peleas, enfermedades y accidentes. El hombre de Aire utiliza el mundo físico para poder elaborar formas mentales. Vive en un mundo de abstracción que le hacen no percibir la realidad de lo que está pasando. Además se caracteriza por su conducta amistosa, su creatividad, su adaptabilidad y su gran atracción por lo estético. Sabe relacionarse con su entorno y es propenso a las relaciones sociales. Por otro lado, la persona Aire puede parecer distante, fría, superficial, criticona con las conductas de los demás. Así que las cartas de Espadas se caracterizan por reflejar las luchas y sufrimientos que la persona está viviendo en su cabeza. Normalmente las Espadas se refieren a temas relacionados con la justicia aplicado tanto a nivel individual como social.

Las Copas simbolizan el Agua. Y se refieren a los sentimientos y a todo lo relacionado con lo femenino y el amor, las pasiones, la vida en pareja, los amantes, la familia, los hijos, los instintos, el placer, el dolor, los miedos, las esperanzas y lo esotérico, y pierden importancia el mundo físico y mental. La persona de Agua se caracteriza por su oscilación en los estados de ánimo cosa que les lleva a tener deseos opuestos. Vive de intensas emociones y de las alegrías de los demás aún habiendo cambiado la realidad, es decir, a pesar de que hace tiempo hayan desaparecido las causas que provocaron esas emociones. Las Copas simbolizan la emoción, la compasión, el altruismo, la empatía. Pero por otro lado, también pueden significar la inestabilidad, los miedos, la desconfianza, el aislamiento, la manipulación por parte de otras personas y escasa racionabilidad.

Los Oros representan la Tierra. Estas cartas reflejan los temas económicos, las posesiones materiales, las herencias, las deudas y los futuros proyectos. La Tierra es un Elemento de percepción ya que la persona se acerca al mundo a través de los sentidos. El mundo en el que vive la persona Tierra es físico e inmediato. No pierde el tiempo en devaneos, sabe lo que quiere y lucha por ello hasta conseguir el éxito. Su único objetivo es el rendimiento tanto en lo referente a las posesiones materiales como su posición en la sociedad y los conocimientos que puedan favorecer a la mayor obtención de sus beneficios. Los Oros en la cartas españolas se refieren a personas trabajadoras, tenaces, perseverantes, cautelosas, objetivas. Y por otro lado, también el exceso de todas esas facultades puede dar lugar a la falta de imaginación, la pasividad, el exceso de formalismos, la poca capacidad para abstraerse. Tanta dedicación a lo físico puede derivar en una obsesión por el bienestar del cuerpo.

Tarot Sota

Descubre el significado de la Sota de oros, copas, espadas y bastos de la baraja española del tarot y aprenderás como estas cuatro figuras de la Corte que antiguamente en Europa tenían la función de servir en palacio, representan en las cartas españolas los cuatro estados del ser, los cuales se hallan presentes en todo el Universo y en el interior de cada una de las personas. Simbolizan el mundo físico y la realidad sensible la cual se encuentra en constante cambio. Por ello, éstas cuatro cartas jerarquizadas se relacionan con la Ley del Karma, y con las relaciones que lo físico tiene con otro niveles de conciencia. Por otro lado, al referirnos a los Pajes hay que tener en cuenta que representan la humildad como la que caracteriza a un niño. De ahí que los Pajes cuando se trata de personas se refieran a niños y adolescentes en general. Muestran el inicio de algo que se desarrollará más tarde.

Las Sotas o Pajes se caracterizan por ser inmaduros, se encuentran en la primera fase y no dominan la cuestión. Por eso, hay que tener en cuenta que cuando la consulta en la tirada es por temas laborales el Paje indica aprendices, persona en prácticas o el inicio de un proyecto. En general se refieren al comienzo de una situación nueva o camino que la persona quiere emprender, a la juventud y a los secretos revelados. En cambio, cuando el Paje o la Sota sale invertida indica dificultades para llevar a cabo los proyectos o en general para madurar. Existen cuatro Pajes en los Arcanos Menores del Tarot que corresponden cada uno a un palo de la clásica baraja española: Bastos, Copas, Espadas y Oros.

La Sota de Bastos o Varas representa a un joven rubio y robusto que parece estar preparado para transmitir un mensaje, detrás de él hay tres pirámides que simbolizan cuerpo, mente y espíritu, y significan acción rápida y completa. El Paje de Bastos tiene que ver con un mensajero o con una información que vas a recibir. Representa buenas noticias como exámenes aprobados, realización de proyectos, trabajos conseguidos o simplemente el comienzo de una nueva etapa. Que el palo sea de Fuego tiene mucho que ver ya que los Pajes suelen representar a personas concretas de gran entusiasmo, leales, emprendedoras y valientes que viven la vida intensamente. También pueden referirse a nosotros mismos. En las relaciones con las personas representa a un buen amigo o a la fidelidad de tu pareja. Cuando en tu tirada aparezca el Paje de Bastos junto con cualquier otra que represente a un hombre simbolizará que es un hombre noble. Por otro lado, cuando el Paje de Bastos sale invertido significa malas noticias, verdades o secretos revelados que hacen daño o decepciones. En las relaciones personales representa la infidelidad, la falta de lealtad, y en lo referido a una persona en concreto representa confusión, indecisión o falta de iniciativa en la vida.

La Sota de Copas se refiere a la imaginación. En la carta del Tarot se puede apreciar a un joven con cierto aire ausente pero en realidad está observando a un pez que surge de su copa. El pez simboliza la imaginación y los poderes psíquicos, y el agua al inconsciente. La carta representa la tierra y el agua, los cuales son dos elementos que se complementan y que juntos componen el mundo físico el cual se encuentra siempre en constante cambio y movimiento. Cuando en tu tirada aparece el Paje o la Sota de Copas se refiere al inicio del desarrollo de algunas capacidades como por ejemplo, un pintor que está desarrollando sus dotes artísticas, o en este caso un estudiante del Tarot que comienza a despertar la visión psíquica. Simboliza a una persona joven honesta y sincera. También puede indicar la llegada de un hijo a la familia. Y en las relaciones personales simboliza a alguien que intenta ganar tu afecto o amor con regalos o pidiéndote disculpas tras una discusión. Cuando la carta aparece invertida representa la exageración, es decir, cuando los sentimientos se exageran y se llevan al extremo, como normalmente suele ocurrir en la gente joven. Por un lado, los sentimientos que no se expresan debido a la timidez compadeciéndose de sí mismo y por otro lado , el dominio de los sentimientos utilizándolos egoístamente. También simboliza a una persona enamoradiza con tendencia a amores platónicos que vive en un mundo de fantasía.

La Sota de Espadas representa las leyes físicas, a la Gran Mente Universal que las crea. La carta relaciona la tierra con lo aéreo para comprender lo metafísico a través de lo físico. En la imagen se puede apreciar a un joven de tez y cabello muy oscuro que alza su espada en alerta a lo que pueda suceder. El terreno que pisa es desigual y el viento y las nubes auguran mal tiempo. Por ello, el Paje de Espadas significa que hay que tener una actitud de vigilancia en la vida y aceptar los desafíos que ésta nos presenta. Por otro lado, esta actitud puede dar lugar a no hacer nada, por lo que el Paje trata los conflictos y los enfrentamientos desde fuera. Es decir, no reconoce los problemas y pretende evadirse de ellos. Esta actitud pasiva dependerá de la circunstancia del consultante ya que en algunos casos esta postura será conveniente y en cambio en otros casos puede que el problema se incremente. En lo referente a personas representaría a alguien que tenga la función de vigilar como es el caso de los policías, soldados, espías o vigilantes de seguridad. Cuando la carta aparece invertida se refiere a una situación de cambio en la que cerrar los ojos ante el problema puede ser perjudicial para el consultante. Se refiere a una persona que se encuentra disperso, desubicado o soñando despierto. También simboliza un exceso de vigilancia o una situación impredecible que se puede controlar.

Y finalmente La Sota de Oros el cual se refiere al cuerpo físico, a las cuestiones materiales. En la imagen del Arcano se puede apreciar a un joven que sostiene una moneda o pentáculo de oro en la mano observándolo atentamente absorbiendo los conocimientos del mundo que le rodea. El terreno que pisa está lleno de verdor como sus ropas denotando ambas cosas bienestar y riqueza. Y el campo labrado simboliza el comienzo de una nueva etapa de éxito. En general, el Paje de Oros representa a una persona perseverante o que le gusta hacer bien las cosas. Una persona práctica y a la vez prudente con una actitud de aprendizaje ante la vida. Representa a un estudiante ejemplar, inteligente o a un trabajador con ideas creativas. También simboliza a alguien que empieza un trabajo con la ilusión de querer aprender y de hacerlo lo mejor posible. Por otro lado, cuando el Paje aparece invertido hablará de una persona perezosa y derrochadora que descuida su trabajo. No es constante y le falta disciplina. Manipula para obtener metas materiales. En este caso, tratándose de un niño o adolescente se referiría a un fracaso escolar y en el caso de un joven de un fracaso laboral.

Cartas Españolas Tarot Romántico el encuentro

En esta lectura utilizamos las cartas españolas para averiguar con el tarot las circunstancias en torno al encuentro romántico de amor, los entresijos de una relación, y para tener una idea de la vida en pareja. El corazón de la lectura (la carta del centro de la cruz) puede representar a un / una joven si se toma en el "contexto romántico”. Este método proporciona gran cantidad de información verídica, en razón de la particular ubicación de la carta del Consultante a la izquierda.

Después de haber observado las condiciones preliminares de aptitud de respeto, concentración y maneras tradicionales de barajar y cortar, se pedirá al Consultante que piense un número entre el 1 y el 40, en el momento en que se haya establecido el acuerdo entre el Tarotista y el Cliente, y que el pensamiento de ambos esté fijo sobre la cuestión a resolver. Esta maniobra se repetirá espontánea y sucesivamente 4 veces, a petición del tarotista. El Cliente tomará nota cada vez del número de la carta correspondiente a la cifra dada, repitiendo la operación en cada ocasión con los 4 números, y después hará la suma de las cifras que componen las cuatro cartas que salieron. El número que se obtenga, si resultase superior a 12, deberá ser reducido recurriendo a la numerología en sus componentes, de manera que quede sometido dentro de este límite de 12. El resultado de esta definitiva reducción corresponderá a la cifra que lleva la carta que da respuesta a la pregunta.

Finalmente, el cartomante se encuentra en posesión de 5 cartas, que deberán quedar dispuestas de la siguiente forma:

Primera carta el cliente dice el número 30, se ubicará a la izquierda, por ser la carta que representa al Consultante.

Segunda carta el número 7, a la derecha, representando el mundo exterior.

Tercera carta el número 17, arriba, simbolizando la ayuda psíquica de los guías (ángeles, santos, dios, etc.)

Cuarta carta el número 3, abajo, corresponde a la situación y a las circunstancias sobre las que se puede calcular.

Quinta carta el número 23, el centro de la cruz, que refleja la pregunta.

Con la finalidad de una visión más sutil sobre los futuros acontecimientos, se hará la suma de las numeraciones de la carta izquierda y de la carta derecha, y el número obtenido permitirá conjeturar la ayuda que tendremos para salvar los obstáculos que sobrevendrán. Poniendo ejemplos para esta tirada, la nueva carta resultante sería: 30+7=37 3+7=10 Pidiendo un número del uno al cuatro, sin que el cliente sepa que equivalen a Oros, Copas, Espadas, Bastos en este orden, nos dará una de las cuatro sotas.

La misma operación realizada con las cartas de arriba y de abajo señalará la forma en que el Destino va a efectuar su realización. 17+3=20 2+0=2 (dos de oros, copas, espadas o bastos).

Para finalizar, se hará la suma de las 7 cartas que salieron, y la cifra resultante, aportando un detalle general, vendrá a enriquecer la respuesta a la pregunta que se había planteado. 30+7+17+3+23+10+2=92 9+2=11 (pidiendo de nuevo un número del 1 al 4 obtendremos para su interpretación a uno de los cuatro caballos).

Métodos tirar las Cartas Españolas Tarot tradicional

El Cartomante (profesional de la Cartomancia) como persona que va a tirar e interpretar las cartas españolas del tarot y va a leer la fortuna a la manera tradicional, está obligado a concentrarse en la lectura y en la cuestión sobre la cual consulta su cliente a fin de proyectarse en el psiquismo de esa persona, así como en el campo de sus posibilidades de intuición y clarividencia en el mundo astral. La sincronización de las vibraciones del cartomante y del Cliente (que previamente deberá haber establecido la calma en sí), permitirá al tarotista vidente la exploración del subconsciente y la determinación de futuras posibilidades de adivinación.

El Tarotista vidente, tras haber barajado con sumo cuidado sus cartas españolas en consonancia con los métodos tradicionales, con el objetivo de neutralizar las vibraciones subsistentes de forma eventual de la precedente consulta, debe presentar la baraja al Cliente para que éste realice sobre el tapete el movimiento circular en abanico creando el caos; a continuación, el Cartomante afianzará la mezcla de las cartas pasándolas alternativamente de una de sus manos a la otra, acto seguido soplará encima de los naipes de izquierda a derecha y hará soplar de igual manera al Consultante.

Estas operaciones sucesivas son rituales arcanos del tarot que tienen como finalidad asegurar que el juego queda totalmente impregnado y concertar psíquica y emocionalmente, para una mejor interpretación, al tarotista vidente y al cliente. Es recomendable, según estas diferentes prácticas tradicionales, no cortar jamás el juego del tarot, pues la interferencia traería como consecuencia inexorable perturbar las vibraciones.

Tirar las Cartas Españolas de manera Profesional

Si te decides a tirar las cartas españolas de manera profesional aunque sea para ti mismo, trata de ser lo más objetivo posible. Fingir que estás haciendo la lectura para otra persona puede ayudarte bastante. Controla tus propias emociones, sin ir demasiado lejos en afectarte por lo que parezcan indicar los arcanos, aunque en principio pueda resultar negativo. He encontrado siempre que las preguntas al Tarot Español se expresan mejor en forma de ¿Qué?, en lugar de ¿Por qué? Ejemplo: ¿Cuál es la lección que necesitamos aprender? O para obtener un conocimiento más profundo en respuesta a ¿Qué ha sucedido?

Si tú (o tu cliente, si te dedicas a echar las cartas españolas como profesional) conocéis el tema general que deseáis abordar, pero estáis teniendo dificultades para formular una pregunta concreta, tomaos unos pocos minutos, anotad todas las preguntas que podáis tener. Id luego más allá de estas preguntas, definid lo que es similar acerca de ellas, hasta la forma de una cuestión que sea relativamente inclusiva. Por ejemplo, si todas las preguntas se forman alrededor del amor, una buena pregunta puede ser, ¿Qué necesito saber sobre mis relaciones sentimentales, y qué medidas se me permite tomar para tener sobre ellas un mayor control?

Una vez que la cuestión se ha definido (y no tengas miedo de ayudar a tu cliente si es necesario cambiar su pregunta en algo que le traerá una más concreta, que conduzca a una respuesta más profunda, lo mismo vale para ti), solicita al consultante que mantenga la pregunta en su mente mientras procede a mezclar la baraja, o hazlo tú mismo, si es tu elección. (Si decides que en la lectura se interpretan como invertidas las cartas que así salgan, asegúrate primero de girar un cierto porcentaje de las cartas antes de que se barajen para la tirada). Es este enfoque sobre la cuestión lo que permite llevar la videncia del Tarot a través de la profundidad en la mayoría de sus respuestas. La falta de atención en este punto se traducirá en una lectura que puede tener poco o ningún sentido en absoluto.

En este importante momento, yo invoco a mis guías en silencio (ángeles, santos, espíritus, dios, cada uno según crea), y también a los guías de mi cliente, invitándoles a estar con nosotros durante la lectura. Pido que la información que está a punto de ser trasmitida, lo sea a través de la más alta calidad, y que llegue en aras de la claridad a mí y para mi cliente.

Una vez que el consultante cesa de barajar, le pido que tome la baraja en su mano izquierda y la divida en tres montones de izquierda a derecha. Luego de recoger las cartas, colocando el pilote del centro bajo el montón de la izquierda, y el conjunto de la pila en la parte superior del montón de la derecha. No hay ninguna regla inamovible a partir de aquí, esto es sólo lo que yo acostumbro hacer, aunque en realidad no es necesario hacerlo en absoluto. Antes de que se expongan las cartas, una decisión más hay que tomar. Algunos Tarotistas y videntes han incorporado la figura del Significador (sacar una carta para representar a la persona que consulta), y otros no lo hacen. No hay ninguna regla inamovible al respecto. Todo ello se reduce realmente a lo que haga que el cartomante esté cómodo.

Si te decides a hacer la lectura incluyendo un significador, hay varias maneras en que la carta se puede elegir. Puede hacerse sacando una al azar, puedes valerte del signo astrológico de tu cliente para determinar el palo (Bastos son Aries, Leo y Sagitario; Copas son Cáncer, Escorpio y Piscis; Espadas son Géminis, Libra y Acuario; Oros son Tauro, Virgo y Capricornio), o puedes utilizar sus características físicas. En el método que usa los signos del Zodíaco, una vez que el palo se ha definido, la carta de las Figuras de la Corte (Sota, Caballo y Rey) que mejor se adapte al consultante será elegida. La Sota la mayoría de las veces son vistas como niños (o adolescentes), de uno u otro sexo; los Caballos como los jóvenes adultos de uno u otro sexo; los Reyes como hombres adultos y hembras adultas (o mujeres casadas y varones casados) aunque las cartas muestran a hombres o mujeres, sus atributos representativos pueden aplicarse por igual a ambos sexos.

Para el método que utiliza las características físicas, la opinión tradicional es:
OROS: Gentes de piel clara, ojos grises o azules, pelo pelirrojo o rubio.
COPAS: Personas de ojos azules o de color marrón claro, pelo rubio oscuro o castaño claro, piel clara.
BASTOS: Ojos avellana, castaños o verdes, pelo castaño, piel olivácea.
ESPADAS: Ojos castaño oscuro o negros, pelo negro, piel oscura.
Utilizar este mismo sistema para determinar qué carta de la Corte define mejor al consultante.