Los 4 Elementos juego de Cartas Españolas

En el plano físico el universo está compuesto por los 4 Elementos: Fuego, Aire, Agua y Tierra. En el juego de cartas españolas los cuatro Elementos están representados en los cuatro palos que las componen: Fuego, Bastos; Aire, Espadas; Agua, Copas y Tierra, Oros. La baraja española del tarot consta de 48 o de 40 cartas divididas en 12 o 10 cartas por cada palo. A través de las cartas españolas podrás descubrir las características y las influencias que los elementos ejercen en nosotros. Los cuatro Elementos representan las diversas maneras que tiene la persona de apercibirse del mundo y de sí mismo. Cada uno de los seres humanos está vinculado en mayor o menor grado con los 4 Elementos.

Los Bastos representan el Fuego. Es un elemento masculino, de esfuerzo y acción, y se caracteriza por su poder de creación y de transmutación. Esa acción deriva de una voluntad instantánea, no se detiene por los miedos u obstáculos que se pueda encontrar, por ello se le considera un elemento de intuición. Trata los temas laborales y también están representados los viajes. Además los Bastos representan la energía sexual y espiritual. Los Bastos son espontáneos e impulsivos y cuentan con una gran imaginación. No se aferran al pasado. Su vitalidad e entusiasmo hacen que se conviertan en líderes. Los Bastos representan a una persona cuyo objetivo es alcanzar su propia libertad. Su lema es ser eficiente con el menor esfuerzo y tiempo posible. Es leal a sus principios y sigue sus propios intereses para conseguir sus deseos y pasiones. Por otro lado, los Bastos representan también a una persona agresiva, egocéntrica, tirana, insensible y empática.

Las Espadas representan el Aire. Y en la persona se refieren al pensamiento actuando así en las ideas, imaginación, comunicación y creatividad que la convierten en un ser racional. También suelen reflejar enfrentamientos, peleas, enfermedades y accidentes. El hombre de Aire utiliza el mundo físico para poder elaborar formas mentales. Vive en un mundo de abstracción que le hacen no percibir la realidad de lo que está pasando. Además se caracteriza por su conducta amistosa, su creatividad, su adaptabilidad y su gran atracción por lo estético. Sabe relacionarse con su entorno y es propenso a las relaciones sociales. Por otro lado, la persona Aire puede parecer distante, fría, superficial, criticona con las conductas de los demás. Así que las cartas de Espadas se caracterizan por reflejar las luchas y sufrimientos que la persona está viviendo en su cabeza. Normalmente las Espadas se refieren a temas relacionados con la justicia aplicado tanto a nivel individual como social.

Las Copas simbolizan el Agua. Y se refieren a los sentimientos y a todo lo relacionado con lo femenino y el amor, las pasiones, la vida en pareja, los amantes, la familia, los hijos, los instintos, el placer, el dolor, los miedos, las esperanzas y lo esotérico, y pierden importancia el mundo físico y mental. La persona de Agua se caracteriza por su oscilación en los estados de ánimo cosa que les lleva a tener deseos opuestos. Vive de intensas emociones y de las alegrías de los demás aún habiendo cambiado la realidad, es decir, a pesar de que hace tiempo hayan desaparecido las causas que provocaron esas emociones. Las Copas simbolizan la emoción, la compasión, el altruismo, la empatía. Pero por otro lado, también pueden significar la inestabilidad, los miedos, la desconfianza, el aislamiento, la manipulación por parte de otras personas y escasa racionabilidad.

Los Oros representan la Tierra. Estas cartas reflejan los temas económicos, las posesiones materiales, las herencias, las deudas y los futuros proyectos. La Tierra es un Elemento de percepción ya que la persona se acerca al mundo a través de los sentidos. El mundo en el que vive la persona Tierra es físico e inmediato. No pierde el tiempo en devaneos, sabe lo que quiere y lucha por ello hasta conseguir el éxito. Su único objetivo es el rendimiento tanto en lo referente a las posesiones materiales como su posición en la sociedad y los conocimientos que puedan favorecer a la mayor obtención de sus beneficios. Los Oros en la cartas españolas se refieren a personas trabajadoras, tenaces, perseverantes, cautelosas, objetivas. Y por otro lado, también el exceso de todas esas facultades puede dar lugar a la falta de imaginación, la pasividad, el exceso de formalismos, la poca capacidad para abstraerse. Tanta dedicación a lo físico puede derivar en una obsesión por el bienestar del cuerpo.